Los dos últimos ganadores de la beca Santiago Onaindia explican los detalles de sus trabajos en torno a la literatura vasca

16/12/2021
Xabi Hernández, becario de la XVI edición, ha presentado los retos de la didáctica de la literatura recogidos en el libro ` Literaturaren didaktikaren erronkak XXI. mendeko bigarren hezkuntzan´. • Jon Mentxakatorre, becario de la recién comenzada XVII edición, ha explicado los pormenores del proyecto de investigación ` Euskal Ipuin eta leiendak. Antologia eta azterketa´.

El objetivo principal de la beca Santiago Onaindia es fomentar el estudio y la investigación en torno a la literatura vasca; dos objetivos que han cumplido a la perfección Xabier Hernández y Jon Mentxakatorre, los dos últimos ganadores de la beca. El Ayuntamiento de Amorebieta-Etxano, en colaboración con la Fundación Labayru, organiza cada dos años la beca Santiago Onaindia y en su comparecencia de esta mañana han presentado los trabajos de las dos últimas ediciones. Han asistido al acto el alcalde Andoni Agirrebeitia, la concejala de euskera Amaia Aurrekoetxea, la presidenta de Labayru Igone Etxeberria y los becarios Xabi Hernández y Jon Mentxakatorre.

Tal y como ha recordado en su comparecencia el alcalde Andoni Agirrebeitia, Santiago Onaindia Baseta puso la localidad de Amorebieta-Etxano en el mapa de la literatura vasca, y durante todos estos años, el Ayuntamiento ha querido dar continuidad al camino emprendido por él con la beca que lleva su nombre: «el Ayuntamiento de Amorebieta-Etxano quiere poner su grano de arena para que las investigaciones no cesen». Así, el alcalde ha agradecido a todas las personas que se han presentado a estas dos últimas ediciones por su interés y su labor en el ámbito de la literatura vasca, y a su vez, ha felicitado a Xabi Hernández y Jon Mentxakatorre por su trabajo y proyecto.

Xabier Hernandez: «se han identificado el estado actual y los retos de la didáctica literaria como punto de partida»
Xabi Hernández, ganador de la XVI edición de la beca Santiago Onaindia, ha presentado hoy el libro sobre el proyecto presentado entonces: Literaturaren didaktikaren erronkak XXI. mendeko Bigarren Hezkuntzan. Como ha explicado Hernández, el libro es fruto de un exhaustivo trabajo de investigación en el que se ha identificado la situación actual de la didáctica de la literatura y sus retos en la sociedad actual, como punto de partida de la propuesta pedagógico-didáctica que realiza a continuación: «El libro que vengo a presentar se basa en el método científico. Se ha realizado un estudio cualitativo utilizando principalmente entrevistas y cuestionarios. Así, se ha identificado la situación y los retos de la didáctica literaria a través de diferentes agentes directamente relacionados con ella: profesorado, alumnado, profesorado universitario, escritores y escritoras, editoriales, etc.

Tras esta elaboración inicial, Hernández explica que una de las conclusiones que se extraen es la necesidad de trabajar la literatura de forma específica y desde una perspectiva adecuada: «se ha llegado a la conclusión de que existe una necesidad de trabajar la literatura y que, a menudo, en aras de la competencia lingüística, se ha dejado de lado la literatura. Hay que sistematizar la enseñanza de la literatura y capacitar al alumnado en dicho ámbito si queremos que sea un agente activo de la cultura vasca». Asimismo, el autor matiza que llegar a una alfabetización del área requiere dejar atrás una visión historicista y enseñar desde un nuevo marco, más acorde con la innovación educativa. Y, esa es
otra de las aportaciones de la obra: situar la didáctica de la literatura en el marco pedagógico Pluriliteracies Teaching for Learning.

Por otra parte, añade que el trabajo debe entenderse dentro de una investigación más amplia. De hecho, el libro propone las rutinas literarias como material didáctico innovador en Educación Secundaria, y esta segunda parte de análisis pretende medir el impacto que la implementación de esta propuesta puede tener en el desarrollo emocional, cognitivo y social de los jóvenes vascos a través de metodologías cuantitativas: «En definitiva, éste es uno de los principales objetivos de la educación, y la literatura, además de conformar una determinada transmisión e imaginario colectivo, debe incidir en el desarrollo como área de conocimiento», afirma Hernández.

El objetivo de Mentxakatorre es recopilar y organizar los cuentos y leyendas que se
han recogido en la oralidad vasca

Jon Mentxakatorre, becario de la última edición de `Euskal Ipuin eta leiendak. Antologia eta azterketa´ ha explicado en su comparecencia de hoy los pormenores de su proyecto: «hasta ahora, los cuentos y las leyendas que han sobrevivido en diferentes corpus de la oralidad vasca, en su mayor parte, han estado relacionados con el ámbito de los mitos. En el proyecto propuesto se analizará el material recogido desde finales del siglo XIX hasta la actualidad. Una vez organizado el material recogido, el objetivo será analizar este patrimonio en su término poético, es decir, se analizará su naturaleza, su difusión espacial y temporal a lo largo y ancho de toda Euskal Herria. Así, se analizará su variante a lo largo de casi dos siglos y se catalogarán las diferentes versiones existentes».