Dos vecinos ilustres

Dos vecinos de Amorebieta destacan sobre otros. Los dos de un fiero individualismo y una constancia tenaz. Los dos de la misma generación y grandes amigos.

Dos vecinos de Amorebieta destacan, sin duda, sobre otros muchos conocidos: Andrés Espinosa y Enrike Renteria. Los dos de la misma generación (se llevaban tres años) Los dos individualistas, inadaptados e incomprendidos en muchos casos. No es casualidad que fueran muy buenos amigos.

Espinosa nos cuenta “Desde muy niño tengo yo un buen amigo –mejor un buen hermano- Enrike Renteria. Juntos hemos compartido luchas, entusiasmos y alegrías; nos hemos ayudado de continuo, y en ocasiones en el que el hombre precisa de buen consejero, nuestro mutuo aliento ha tenido más potencia que el de cualquier familiar allegado”

El uno era un pintor solitario, el otro un aventurero que siempre viajaba sólo. Enrike Renteria, el pintor, no era capaz de entender que Espinosa no viajara, al menos, con una máquina de fotográfica. Es cierto que nos quedan algunos dibujos y bocetos de Andrés, realizados en hojas o apuntes de su libreta de viajes.