¿Cómo se implanta y se gestiona?

La implantación de la Agenda Local 21 se lleva a cabo mediante los Planes de Acción Local. A través de ellos es posible poner en práctica las decisiones consensuadas en los foros con la ciudadanía.

Lógicamente, estos Planes de Acción Local responden a necesidades de mejora detectadas en cada municipio, por lo que toda planificación es precedida por su correspondiente diagnóstico de la situación. De este modo, los Planes de Acción Local responden a objetivos concretos identificados como prioritarios y recogen las acciones previstas para poder alcanzarlos. Los objetivos marcados deberán ser medibles y evaluables a través de indicadores que se definirán durante el diseño del Plan de Acción.

Es, por tanto, fundamental que todas las áreas municipales trabajen y planifiquen conjuntamente y en base a criterios comunes. De ello dependerá la efectividad del plan diseñado. Además, para que los planes de acción sean realmente eficaces, deben ser revisados periódicamente: en la medida en que un municipio avanza en la consecución de los objetivos establecidos y el contexto social y medioambiental evolucionan, los planes de acción de la Agenda Local 21 deben evolucionar con ellos.

Del mismo modo, es fundamental llevar a cabo un exhaustivo análisis del proceso de implantación de la Agenda Local 21, con el objetivo de avanzar en la mejora continua de su calidad global.

Gracias a este análisis, el municipio podrá saber qué es lo que mejor hace y aquello que debe mejorar en la implantación de su Agenda Local 21 para esta resulte realmente eficaz.

Características de la Agenda Local 21

  • Sostenible: compatibilizar el progreso económico, la equidad social y la preservación del medio ambiente.
  • Estratégico: modelo de municipio que se desea conseguir.
  • Operativo: si la Agenda Local 21 resulta realmente un instrumento útil para la gestión municipal.
  • Transversal: el nivel de integración y calado que tiene la Agenda Local 21 en las distintas áreas municipales.
  • Participativo: la medida en que se integran las aportaciones de la ciudadanía y otros agentes económicos y sociales en el Plan de Acción Local.